X

ODA A LA SABINA

2000 años de Sabinas marcan nuestra historia. Majestuosos árboles característicos de estas tierras que cobijan bajo su sombra y nunca pierden ese dulce aroma que desprenden, que parecen danzar por los verdes campos en donde el viento azota, con el fin de ofrecer a los ojos bellísimos paisajes.

¡Abrazarla! Oler su maravillosa madera es impregnarte de vida. Con su impetuosa semblanza sabe como dejar que transcurra el tiempo, dominando siempre el secano campo donde la vida nunca sucede indiferente.

Allí permanecerá quieta ante las adversidades del tiempo, sabiendo como ellas solo saben, y enseñando al que tenga la paciencia de escucharlas.

 

Sabe bien La Sabina…